Cada empleado que tenga un impacto directo en los ingredientes, envases, elaboración y almacenamiento, a través de la cadena de suministro, es responsable de la inocuidad de los alimentos.